No se ha localizado la muralla ibérica pero se afianza la documentación del poblado Tardoantiguo-Emiral.
Durante el mes de febrero, y hasta que la Comisión de Seguimiento del corona-virus del ayuntamiento de Almedinlla (adelantándose una semana a otras administraciones) cerrara los edificios y la suspensión de todas las actividades municipales no estratégicas (el 23 de marzo), se han llevado a cabo excavaciones arqueológicas en el Cerro de la Cruz a través de un equipo compuesto por el arqueólogo municipal, Ignacio Muñiz, los arqueólogos Manuel Abelleira y Andrés Roldán,  el técnico Emilio Ruiz y los peones Antonio Reina y Antonio Sánchez, con el apoyo voluntario del Catedrático de Arqueología de la Universidad de Granada, Andrés Adroher, la arqueóloga Mónica Calderón (Universidad Autónoma de Madrid) y los estudiantes José Miguel Osuna (Universidad de Granada) y Arturo García (Universidad de Alicante).
Autorizada por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía como intervención puntual, y en el contexto del proyecto que financia la Diputación de Córdoba y el Ayuntamiento para reponer el vallado (y ampliarlo), se intervino en el lugar donde pensamos que se encontraba la muralla ibérica para evitar que los restos quedaran afectados por las propias obras del vallado (que iba por encima).

murallas situacion manu Model (1)

muralla-prueba

Muralla 26-02-2020 corte 1 planta y alzado-Model

 

Analizando las “curvas de nivel” del plano del Cerro (con una equidistancia de 5 mts.) y la topografía del mismo, consideramos que la muralla bien podían ser los restos de muros visibles que bordean la última de esas “curvas de nivel”, antes de llegar a la zona más llana.  Los restos de muros (que parecen formar uno y continuo, aunque oculto y vencido en diferentes puntos) aparecen como límite y linde entre fincas y, aunque están construidos en diferentes épocas (desde época ibérica, tal vez, hasta nuestros días), conservan zonas que podrían corresponder con un muro de edilicia ibérica, muy similar a la documentada en los muros de aterrazamiento de las zonas exhumadas de este periodo, y que en algunos puntos se conserva con 3 mts. de altura. Sobre este muro pétreo bien pudo haber un alzado de adobes o tapiales que complementaría el parapeto defensivo en época ibérica.

 

No obstante, en el primer corte de excavación (Zona 10) , una vez documentadas y retiradas las piedras que hacían cara con el muro, pero con edilicia moderna o contemporánea (rehaciendo el muro antiguo al tiempo que les serviría para retirar piedras de la finca) y el majano moderno o contemporáneo (que en parte rompía el muro antiguo y en parte era contenido por el muro rehecho), pudimos comprobar que el muro antiguo tenía debajo unidades estratigráficas con materiales tardorromanos (restos de dolia, restos de tegulae, alguna Sigillata Africana Clara, y una moneda *) junto a materiales emirales (entre ellos una punta de flecha), todos ellos mezclados con cerámicas ibéricas del siglo II a. C. (con algún fragmentos de cerámica de Barniz Negro o Campaniense A, A Tardía y B).

Zona 10

 

Estos materiales mezclados se volvieron a documentar en unidades estratigráfícas de los otros dos cortes (Zona 11-12, Zona 13), si bien no exactamente debajo de los muros sino en el mismo perfil.

Zona 11-12

 

De esta manera, y a falta de un estudio más detallado, pensamos que la muralla ibérica , de existir, debe estar retranqueada más hacia atrás (al menos en la Zona 10) y coincidiendo con la siguiente curva de nivel, a  5 mts de distancia. Por delante de esta hipotética muralla ibérica (que bien podría ser el último muro de aterrazamiento hacia la parte baja del cerro -terrazas artificiales que es como se organiza urbanísticamente el poblado ibérico- con ese añadido de adobes o tapial) y utilizando las mismas piedras del muro ibérico, caídas o no por el paso del tiempo, se construiría el muro tardoantiguo-emiral. Durante los siglos VII-IX  este muro pudo ser bien un muro o muralla de protección, bien un muro de contención de una terraza tal vez con función más agrícola que otra cosa. Las unidades estratigráficas que documentamos (que corresponde con la tierra sostenida por el muro, tierra con mucho componente orgánico) lo pudieran señalar.


Punta de flecha                                                 Moneda

 

Sí  es más evidente esta función agrícola para momentos modernos y contemporáneos, donde el muro antiguo  rehecho contenía una terraza  con tierra de mucho material orgánico y poca cerámica, horadada en parte por un majano contemporáneo (que también sujeta el muro)  sobre el cual vuelve  a haber tierra con mucho material orgánico y menos cerámica aún. Este cultivo en terrazas de época moderna y contemporánea (reaprovechando antiguos aterrazamientos ibéricos) lo vemos en otras zonas del Cerro, aterrazamientos que también en algún caso se aprovechan en época anterior Tardoantigua-Emiral, aunque no sabemos con seguridad si con carácter agrícola o más como trama urbana.

Estratigrafia Zona 10

 

Lo que sí podemos decir es que la fase Tardoantigua-Emiral del Cerro de la Cruz es más potente y extensa de lo que se pensaba, que posiblemente ocupó todo el cerro, y que formaría una alquería o hisn en el periodo andalusí emiral, bien dando continuidad a una población inmediatamente anterior (con restos que hemos encontrado también en Los Collados), bien reutilizando algunos materiales, entre los que cabría señalar monedas tardoantiguas que siguen su curso en este periodo junto al  felús islámico.
En este sentido vemos cada vez más claro la contemporaneidad de esta fase Tardoantuigua-Emiral del Cerro (y tal vez Los Collados) con los restos que hemos documentado (pero aún sin excavación) en Los Castillejos, la elevación que queda enfrente del Cerro de la Cruz, defendiendo por el otro lado el desfiladero que forma el río Caicena en la línea de otros hisn de la comarca.

Vista aérea de la Zona 10

(*) El colaborador con el Ecomuseo, Francisco J. Matas, la identifica casi seguro con Constancio II, con cronología entre el 346 y el 354. Acuñaron con este reverso Constante, Constancia II, Magnencio y Constancio Galo.

Deja una Respuesta