No sólo se ha localizado y delimitado con precisión la necrópolis ibérica que excavara en su mayor parte Luis Maraver y Alfaro (primer director del Museo Arqueológico Provincial de Córdoba) en 1867 (mítica en la historiografía y casi perdida desde tiempos de Pierre Paris y Arthur Engel, padres de la arqueología ibera a principios del siglo XX), que era el objetivo de la primera intervención de prospección intensiva que se hizo en el mes de mayo, sino que se han encontrado tumbas intactas, tumbas expoliadas de antiguo o deterioradas por la erosión, 3 posibles depósitos votivos bien conservados y con materiales singulares, así como otros aspectos del «paisaje funerario» dentro de la excavación de urgencia que se desarrolla este mes de julio.

Materiales de mucha entidad y bien conservados: urnas cinerarias, platos, ungüentarios, cuencos, espadas de frontón y antenas, falcata, vainas, soliferra, puntas de lanzas, regetones, manetas de escudos, bocados de caballo, herramientas agrícolas (escardillos, hoz, cencerros), un braserillo de bronce…nos hablan de la riquezza de esta necrópolis, donde ya se vislumbran materiales ibéricos de diferentes épocas, tumbas con materiales de diferentes épocas en el mismo depósito, subadultos enterrados con panoplias militares, etc.

 

 

 

 

 

 

La excavación  está financiada desde el ayuntamiento de Almedinilla, coordinada desde el Museo Histórico y bajo la dirección de Manuel Abelleira, con un equipo multidisciplinar en el que participa la Universidad de Granada con el catedrático Andrés Adroher a la cabeza, la Universidad de Alicante con el Profesor Titular Fernando Prados, la Asociación Española para la Defensa de la Detección Metálica (con Francisco J. Matas, José Luis Fernández  y Jesus Condom), la asociación ArGe (Arqueología del Genil),  los arqueólogos Andrés Roldán, Ismael  Macías, Alejandro Caballero,  Isabel  Pérez ,   Belén Ortíz, Mela RM, Arturo  García, José Javier Carreño, Cinthya Moreno y Daniel Moreno, con el apoyo también de Alberto Dorado (técnico de laboratorio de arqueometría de la UGr), Alberto Martín  (especialista numismático de la USAL) y Charlie Bashore (investigador en el DAI).

Agradecemos la implicación y pasión de este equipo, su trabajo y buen hacer profesional, su apuesta y talante para llevarlo a cabo en un ambiente de respeto personal e institucional, apoyo mutuo y camaradería.

 

 

 

Encuentran la gran necrópolis ibera perdida en el siglo XIX

 

Deja una Respuesta