Situada en la zona de la necrópolis de El Ruedo, dentro de la delimitación de BIC (Bien de Interés Cultural), se halla no obstante fuera de los terrenos públicos y protegidos del yacimiento arqueológico.
 
Un acuerdo con los propietarios (Helena, José Antonio y Francisca Roldán Rey) ha permitido poner una puerta que deja ver el interior y que se ancla sobre el muro de mampostería contemporáneo que cerró la construcción a principios del siglo XX (para convertir el lugar en almacén de aperos).
 
Sólo falta una sencilla musealización consistente en la limpieza interior, la colocación de 5 urnas cinerarias reproducidas de época romana y un cartel explicativo.
 
Para saber más sobre esta tumba-hipogeo entrar aquí: https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4099788.pdf


Deja una Respuesta