El Ayuntamiento de Almedinilla se hace con la propiedad del Cerro de la Cruz, que une un gran interés geológico, medioambiental, arqueológico y paisajístico, alzándose sobre el río Caicena y coronando la localidad de manera majestuosa.

El Ayuntamiento ha llegado a un acuerdo definitivo con sus propietarios para su adquisición, posible gracias a la gestión presupuestaria que viene realizando desde hace tiempo y que ha permitido conseguir logros como éste.
 
Esta adquisición era una antigua iniciativa de la Corporación, que adquirió por expropiación pública la zona actualmente vallada del importante yacimiento arqueológico (declarado Bién de Interés Cultural) pero que corresponde tan sólo a 1/5 parte del yacimiento y a 1/8 parte del cerro.
 
Las más de 53 fanegas adquiridas ahora van desde el Paraje de “La Veguilla”, siguiendo el cauce del Caicena hasta la Calle Huertas (salida desde Almedinilla hacia Alcalá la Real), ascendiendo desde ahí hasta Carretera de Brácana y Poblado Ibero, para posteriormente descender nuevamente a “La Veguilla”. Este terreno se une con las parcelas, propiedad del Ayuntamiento, de la Fuente Ribera (donde se alberga el Museo Histórico) y el recinto del “Poblado Ibero del Cerro de la Cruz”.
 
De esta manera, formarán parte del patrimonio del pueblo de Almedinilla no sólo el poblado ibero sino su entorno, garantizándose su total protección, conservación, estudio y la futura puesta en valor de las zonas que no formaban parte del terreno vallado.
 
Espacios de descanso y miradores en el entorno de la curva del Pingorote , o junto a la Ermita de la Cruz, ampliación de la zona vallada de protección del yacimiento arqueológico, senderos desde Almedinilla hasta el Cerro (discurriendo por una zona que alberga las mejores y más impresionantes vistas del municipio), recuperación de las trincheras de la Guerra Civil, regeneración ambiental de las cuevas de extracción arenera y la recuperación forestal de la zona, hará de este lugar un verdadero PARQUE ARQUEOLÓGICO-CULTURAL.
 
Desde el Ecomuseo no podemos más que estar contentísimos y valorar el esfuerzo de un Ayuntamiento que planifica a medio y largo plazo, en proyectos que requieren una apuesta en el tiempo, que terminan dando unos frutos más allá de la mirada cortoplacista y limitada de otros proyectos basados en la inmediatez.

Deja una Respuesta