Ya no sale agua por los lavaderos de Las Sileras (perdida hace pocos años por la sobreexplotación del acuífero) que en torno al agua congregaba todos los días a niños y mujeres fundamentalmente para lavar la ropa y reunirse en un espacio de socialización único. Tampoco se utiliza ya para lavar (transformado en los años 90 del pasado siglo) aunque el edificio mantiene el valor patrimonial inmaterial de estar en el recuerdo de los vecinos y vecinas de la aldea.
El agua de los lavaderos procedía de una surgencia antigua (tal vez tardorromana o andalusí) y una vez en los lavaderos (que se construyeron a mediados de los años 40 del pasado siglo) se almacenaba en una gran alberca realizada con mortero de cal y arena sobre mampostería de piedras irregulares (posiblemente del siglo XVII) hoy colmatada y bajo el parque infantil. El agua de la alberca terminaba corriendo por diferentes acequias regando los huertos de la aldea, tan característicos de la misma por formar parte de la trama urbana.
 
La surgencia que daba agua a los lavaderos, así como la mina de agua del Campo de Fútbol y la existente bajo la plaza de la iglesia (cuyas fotografías adjuntamos) fue sin duda el origen de la aldea, siempre en relación al agua.
 Recientemente los lavaderos han sido adecentados y se les ha colocado unos paneles explicativos, anticipo de lo que será un pequeño espacio de exposiciones variadas con el tema del agua y la mujer como eje.

Mina de agua de la Pza. de la Iglesia: plano 3

Deja una Respuesta