Soberbio trabajo de este grupo de teatro que tiene una relación con Almedinilla desde hace años. Durante este FESTUM Sensa Teatro Laboratorio ha participado en el Pasacalles, en los Banquetes y en el Paseo Nocturno en relación a los cultos a Dioniso. Como colofón presentaron el Sábado su obra “Mujeres eternas” que consigue un equilibrio entre la ética y la estética, el trabajo de expresión corporal y el actoral más clásico.

Porque la Historia no es lineal y no avanza siempre en sentido positivo. Con sus altos y bajos, avances y retrocesos, la Historia es una espiral cíclica que repite en gran medida, para bien y para mal, causas y consecuencias que nos preceden.

En esta Historia la mayor parte de las huellas las dejaron los poderosos: Senadores y emperadores, generales y gobernadores, reyes y grandes propietarios, que tuvieron gentes a su alrededor que les escribieron SU Historia, y que dejaron hasta nuestros días los restos de sus palacios y templos, villas y fortalezas, pretendiendo ocultar las chozas y el trabajo, las tumbas humildes y los gritos de rebeldía.
En la Antigüedad la condición de las mujeres fue cambiando según la sociedad y la época, siendo la época griega y romana la que tuvo un carácter más patriarcal, carácter que ocultó el papel de las mujeres en esas sociedades, sobre todo el de las mujeres humildes.
En época romana las mujeres estuvieron sujetas al control casi absoluto de sus pater familias, cualquiera fuera su estatus, y nunca tuvieron acceso a la totalidad de los derechos otorgados a sus conciudadanos varones. Sometidas a sus padres o maridos, aquellas mujeres carecían de derechos políticos.
 
No por casualidad la mayor parte de los testimonios que nos quedan de esas mujeres son a través de personajes de ficción que se representaban fundamentalmente en el teatro griego: Medea, mujer sabia y fuerte que lleva su dolor y ultraje hasta sus últimas consecuencias; Casandra, la adivinadora y la que se rebela contra los dioses; Antígona, que se rebela contra el suegro y el rey; Hécuba, la digna tras caer en esclavitud; Lisístrata, la pacifista que promovió la huelga femenina; Electra , la que cuestiona el poder del Padre…y en definitiva Las Bacantes, que con su culto a Dioniso se liberan de ataduras y luchan para que el culto no sea prohibido.
 
Otras mujeres, de carne y hueso, también han quedado entre líneas de esa Historia escrita por hombres, como la poetisa Safo, la independiente Hipareta, la influyente historiadora y cronista Aspasia, Cintia de Propercio, la perseverante Cornelia, la esclava Salonia, la poetisa Sulpicia, la libre Clodia o Lesbia, la santa Eudoxia, la astrónoma Hipatia, la sabia Eucrocia….
 
Para el momento en el que se centra este FESTUM: La época del emperador Adriano, y aún siendo mujeres de la aristocracia romana y de las clases privilegiadas, no podemos dejar de mencionar a la mujer de Trajano (padre adoptivo de Adriano) llamada PLOTINA, mujer muy culta e influyente que tuvo gran amistad con Adriano y que le impulsó a la gobernanza del imperio, así como a SABINA (mujer de Adriano) también muy culta e influyente, del mismo modo gran impronta dejó en Adriano su propia madre, la gaditana Domicia Paulina, y su suegra Salonina Matidia.
 
Pero más allá de estas mujeres influyentes de la aristocracia, dedicamos esta obra a las mujeres anónimas de la Antigüedad: campesinas, artesanas, maestras, amantes, madres…sin las cuales esas sociedades no hubieran prosperando, sin las cuales no hubiera habido revueltas, resistencias, luchas y avances.

 

Deja una Respuesta