Archivo de 31 marzo 2020

Coincidiendo con los trabajos de excavación de febrero-marzo de este año en el Cerro de la Cruz, se han comenzado a restaurar los objetos exhumados en 2019 en la necrópolis ibérica de Los Collados (conservados en buen estado),  uno de los hallazgos más sobresalientes de las últimasdécadas en Almedinilla.

El restaurador, el egabrense Gonzalo Casas, ha finalizado la restauración de los objetos del depósito votivo y/o de ofrendas que documentamos en la llamada Zona 2: una hoz de hierro, un posible bocado de hierro para animal de tiro, tres cencerros, una  herramienta agrícola que todavía está por determinar (especie de rastrillo pequeño), el mango de un posible cazo, una bistova o rallum de un arado, todos de hierro, una azuela lítica y una concha marina. Todos estos objetos (no asociados a una urna cineraria o enterramiento concreto pero situados en la misma necrópolis) nos pueden estar hablando de una ofrenda a los espíritus de la necrópolis y/o a alguna divinidad de carácter agrícola y ganadero.

Los trabajos realizados sobe las piezas han consistido en una limpieza  mecánica  (con bisturís, escarpelos, micromotor de precisión de dentista, ultrasonidos, cepillos de diferente dureza,  varios  abrasímetros) y  limpieza química con baños controlados de  alcohol y acetona. Con ello se eliminó la tierra, las concreciones, los diferentes depósitos en superficie y la corrosión activa (las zonas mineralizadas por la corrosión pero que se encuentran estables no se eliminaron) . Para rellenos de fisuras se inyectó resina epoxídica fluida, dotada de buena adherencia y flexividad (Epo 155). Tras la limpieza se procedió a la pasivación aplicando un inhibidor (ácido tánico con alcohol metílico por inmersión controlada o aplicado a pincel, con  baños alternos con  acetona). Una vez estabilizada  las piezas se pasó a la protección de las mismas aplicando una capa de  paraloid  B-44 para metales, y otra capa de cera microcristalina diluida en White spirit.

Cuando pasen estos días aciagos, Gonzalo Casas continuará con los objetos encontrados en la Tuma 6 de la necrópolis de los Collados (TB6002) donde junto a la urna cineraria propiamente dicha y un plato-tapadera, encontramos una falcata, una punta de lanza, un regatón, una manilla de escudo y una serie de piezas metálicas que se asocian a la vaina de la falcata.

Todos estos objetos serán expuestos en la Sala Ibérica del Museo Histórico ya en el Verano próximo.

El restaurador, el egabrense Gonzalo Casas, ha finalizado la restauración de los objetos del depósito votivo y/o de ofrendas que documentamos en la llamada Zona 2: una hoz de hierro, un posible bocado de hierro para animal de tiro, tres cencerros, una  herramienta agrícola que todavía está por determinar (especie de rastrillo pequeño), el mango de un posible cazo, una bistova o rallum de un arado, todos de hierro, una azuela lítica y una concha marina. Todos estos objetos (no asociados a una urna cineraria o enterramiento concreto pero situados en la misma necrópolis) nos pueden estar hablando de una ofrenda a los espíritus de la necrópolis y/o a alguna divinidad de carácter agrícola y ganadero.

Los trabajos realizados sobe las piezas han consistido en una limpieza  mecánica  (con bisturís, escarpelos, micromotor de precisión de dentista, ultrasonidos, cepillos de diferente dureza,  varios  abrasímetros) y  limpieza química con baños controlados de  alcohol y acetona. Con ello se eliminó la tierra, las concreciones, los diferentes depósitos en superficie y la corrosión activa (las zonas mineralizadas por la corrosión pero que se encuentran estables no se eliminaron) . Para rellenos de fisuras se inyectó resina epoxídica fluida, dotada de buena adherencia y flexividad (Epo 155). Tras la limpieza se procedió a la pasivación aplicando un inhibidor (ácido tánico con alcohol metílico por inmersión controlada o aplicado a pincel, con  baños alternos con  acetona). Una vez estabilizada  las piezas se pasó a la protección de las mismas aplicando una capa de  paraloid  B-44 para metales, y otra capa de cera microcristalina diluida en White spirit.

Cuando pasen estos días aciagos, Gonzalo Casas continuará con los objetos encontrados en la Tuma 6 de la necrópolis de los Collados (TB6002) donde junto a la urna cineraria propiamente dicha y un plato-tapadera, encontramos una falcata, una punta de lanza, un regatón, una manilla de escudo y una serie de piezas metálicas que se asocian a la vaina de la falcata.

Todos estos objetos serán expuestos en la Sala Ibérica del Museo Histórico ya en el Verano próximo.

Comments No Hay Comentarios »